Britney Spears pidió ante una jueza retomar el control de su propia vida

Acabo de recibir un nuevo teléfono y tengo mucho que contar, así que ténganme paciencia. Básicamente, han pasado muchas cosas en estos dos años… tengo todo esto por escrito.

La última vez que estuve en el tribunal… voy a ser sincero con usted. Hace mucho tiempo que no vuelvo al tribunal, porque creo que no se me escuchó a ningún nivel cuando vine al tribunal la última vez. Llevé cuatro hojas de papel en mis manos y escribí en detalle lo que había pasado en los últimos cuatro meses antes de llegar allí. Las personas que me hicieron eso no deberían poder irse tan fácilmente. Recapitulo. Estuve de gira en 2018. Me obligaron a hacerlo. Mis managers dijeron que si no hacía esa gira, tendré que –

Jueza: Odio interrumpirle, pero mi taquígrafo le pide que hable un poco más despacio.

Oh, por supuesto. Sí. De acuerdo. La gente que me hizo esto no debería poder irse tan fácilmente. Para recapitular: Estuve de gira en 2018. Me obligaron a hacerlo. Mis managers dijeron que si no hacía esta gira, tendría que encontrar un abogado. Mi propio management podría demandarme si no seguía con la gira. Me entregaron una hoja de papel al bajar del escenario en Las Vegas y me dijeron que tenía que firmarla. Fue muy amenazante y aterrador. Y con la tutela, ni siquiera podía tener mi propio abogado. Así que, por miedo, seguí adelante e hice la gira.

Cuando salí de esa gira, tenía que hacer un nuevo show en Las Vegas. Empecé a ensayar pronto, pero fue duro porque llevaba cuatro años haciendo Las Vegas y necesitaba un descanso. Pero no, me dijeron que ese era el calendario y que así es como iba a ser. Ensayaba cuatro días a la semana. La mitad del tiempo en el estudio y la otra mitad en un estudio de Westlake. Básicamente dirigí la mayor parte del espectáculo. De hecho, hice la mayor parte de la coreografía; es decir, yo mismo enseñé a mis bailarines mi nueva coreografía. Me tomo todo lo que hago muy en serio. Hay toneladas de videos conmigo en los ensayos. No era bueno, era genial. Dirigí una sala de 16 bailarines nuevos en los ensayos.

Es curioso escuchar la versión de mis managers. Todos dijeron que no participaba en los ensayos y que nunca accedí a tomar mi medicación; mi medicación sólo se toma por las mañanas, nunca en los ensayos. Ni siquiera me ven. Entonces, ¿por qué alegan eso? Cuando dije que no a un movimiento de baile en los ensayos, fue como si pusiera una enorme bomba en algún lugar. Y dije que no, que no quiero hacerlo así.

Después de eso, mi management, mis bailarines y mi asistente de la nueva gente que se suponía que iba a hacer el nuevo espectáculo se metieron en una habitación, cerraron la puerta y no salieron durante al menos 45 minutos. Señora, no estoy aquí para ser la esclava de nadie. Puedo decir que no a un movimiento de baile. Me dijo mi entonces terapeuta, el doctor Benson -que murió [en 2019]-, que mi managers lo llamó y en ese momento le dijo que yo no estaba cooperando ni siguiendo las pautas en los ensayos. Y también dijo que no estaba tomando mi medicación, lo cual es muy tonto, porque he tenido a la misma señora todas las mañanas durante los últimos ocho años para darme mi misma medicación. Y no estaba ni cerca de esta gente estúpida. No tenía ningún sentido.

Hubo un periodo de una semana en el que fueron amables conmigo, y les dije que no quería hacerlo así. Me dijeron que si no quería hacer el nuevo show de Las Vegas, no tenía que hacerlo porque me estaba poniendo muy nerviosa. Fue como quitarme literalmente 200 libras de encima cuando me dijeron que ya no tenía que hacer el show, porque era realmente muy duro para mí y era demasiado. No podía soportarlo más.

Así que recuerdo que le dije a mi asistente que me sentía rara si decía que no, que sentía que iban a volver y ser malos conmigo o castigarme o algo así. Tres días más tarde, después de decir que no a Las Vegas, mi terapeuta me sentó en una habitación y me dijo que había recibido un millón de llamadas telefónicas sobre cómo no estaba cooperando en los ensayos, y que no había estado tomando mi medicación. Todo esto era falso; inmediatamente, al día siguiente, me puso litio de la nada. Me quitó la medicación normal que había estado tomando durante cinco años. Y el litio es una medicación muy, muy fuerte y completamente diferente a la que estaba acostumbrada. Si tomás demasiado, si lo usás por más de cinco meses, podés sufrir un deterioro mental. Pero me puso eso y me sentí borracha. Ni siquiera podía tener una conversación con mi madre o mi padre sobre cualquier cosa. Le dije que estaba asustada, y mi médico me mandó a seis enfermeras distintas con esta nueva medicación, que vinieran a mi casa, que se quedaran conmigo para controlarme con esta nueva medicación, que para empezar nunca quise tomar. Había seis enfermeras diferentes en mi casa y no me dejaban entrar a mi auto para ir a cualquier lado durante un mes.

Mi familia no sólo no hizo nada, sino que mi padre estaba a favor. Todo lo que me pasaba tenía que ser aprobado por mi padre. Y mi padre actuó como si no supiera que me habían dicho que tenía que hacerme pruebas durante las fiestas de fin de año antes de que me enviaran a otro lado, cuando mis hijos se fueron a casa a Luisiana. Él fue el que aprobó todo eso. Toda mi familia no hizo nada.

Durante las dos semanas de vacaciones, una señora vino a mi casa durante cuatro horas al día, me sentó y me hizo un test psicológico. Me llevó una eternidad. Pero me dijeron que tenía que hacerlo. Después, recibí una llamada de mi padre, básicamente diciendo que había suspendido el test o lo que sea, lo que sea. “Lo siento, Britney, tenés que escuchar a tus médicos. Están planeando enviarte a una pequeña casa en Beverly Hills para hacer un pequeño programa de rehabilitación que vamos a preparar para vos. Vas a pagar 60.000 dólares al mes por esto”. Lloré por teléfono durante una hora y a él le encantó cada minuto.

El control que tenía sobre alguien tan poderoso como yo; le encantaba el control para herir a su propia hija al 100.000%. Le encantaba. Hice las maletas y me fui a ese lugar. Trabajaba siete días a la semana, sin días libres, lo que en California, lo único parecido a esto se llama tráfico sexual. Hacer trabajar a cualquier persona en contra de su voluntad, quitarle todas sus posesiones -tarjeta de crédito, dinero en efectivo, teléfono, pasaporte- y meterla en una casa donde trabaja con la gente que vive con ella. Todos vivían en la casa conmigo, las enfermeras, la seguridad 24 horas al día. Había un cocinero que venía allí y cocinaba para mí a diario durante los días laborables. Me veían cambiarme todos los días, desnuda, mañana, tarde y noche. No tenía intimidad, me sacaban 30 litros de sangre a la semana.

Si no hiciera ninguna de mis reuniones y trabajara de ocho a seis de la noche, es decir, 10 horas al día, siete días a la semana, sin días libres, no podría ver a mis hijos ni a mi novio. Nunca pude decidir mi horario. Siempre me dijeron que tenía que hacer esto. Y señora, le diré que estar sentada en una silla 10 horas al día, siete días a la semana, no es divertido… y especialmente cuando no podés salir por la puerta principal.

Y por eso vuelvo a contar esto dos años después, después de haber mentido y haberle dicho a todo el mundo “estoy bien y soy feliz”. Es una mentira. Pensé que tal vez si lo decía lo suficiente. Porque he estado en negación. He estado en shock. Estoy traumatizada. Ya sabés, fingí hasta que lo consigas. Pero ahora te digo la verdad, ¿sí? No soy feliz. No puedo dormir. Estoy tan enojada que es una locura. Y estoy deprimida. Lloro todos los días.

Y la razón por la que digo esto es porque no creo que el estado de California pueda tener todo esto escrito en los documentos de la corte desde el momento en que me presenté y no hacer absolutamente nada. [Ellos] sólo contratan, con mi dinero, a otra persona y mantienen a mi papá a bordo. Señora, mi padre y cualquier persona involucrada en esta tutela y mi management que jugó un gran papel en castigarme, señora, deberían estar en la cárcel. Sus tácticas crueles trabajando para Miley Cyrus mientras fumaba porro en el escenario de los VMAs… nadie le hace nada a esta generación por hacer las cosas mal.

Pero mi precioso cuerpo, que ha trabajado para mi padre durante los últimos 13 años, tratando de ser tan bueno y bonito. Tan perfecto. Trabajando tan duro. Hice todo lo que conté y el estado de California permitió que mi padre, mi ignorante padre, que sólo tiene un papel conmigo, y a estas personas para las que he trabajado, demasiado control. También me han amenazado y me han dicho que si no voy, tendré que ir a los tribunales. Y será más embarazoso para mí…

Me aconsejaron, por mi imagen, que tenía que ir [a rehabilitación] y terminar de una vez. Eso me dijeron. Ni siquiera bebo alcohol; debería beberlo, teniendo en cuenta lo que me han hecho pasar. Además, en el centro de Bridges al que me enviaron, ninguno de los chicos con los que estuve haciendo el programa durante cuatro meses hizo el programa. Nunca se presentaron a nada. No tenían que hacer nada si no querían. ¿Cómo es que siempre me hacían ir? ¿Cómo es que siempre fui amenazada por mi padre y por cualquiera que participara en esta tutela? Si no hago esto, lo que me dicen para esclavizarme, me van a castigar.

La última vez que hablé con usted, [dije que] el hecho de mantener la tutela y también a mi padre me hizo sentir como si estuviera muerta, como si no importara, como si no me hubieran hecho nada, como si pensara que estaba mintiendo o algo así. Se lo digo de nuevo, porque no estoy mintiendo. Quiero sentirme escuchada. Y se lo digo de nuevo, para que tal vez pueda entender la profundidad y el grado y el daño que me hicieron entonces.

Quiero que haya cambios en el futuro. Me merezco cambios. Me han dicho que tengo que sentarme y ser evaluada, de nuevo, si quiero poner fin a la curatela. Señora, no sabía que podía [impugnar] la curatela. Lamento mi ignorancia, pero sinceramente no lo sabía. Pero sinceramente, pero no creo que le deba a nadie ser evaluado. He hecho más que suficiente. No creo que deba ni siquiera estar en una habitación con alguien que me ofenda tratando de cuestionar mi capacidad de inteligencia, si necesito estar en esta estúpida tutela o no. He hecho más que suficiente.

No le debo nada a esta gente; especialmente a mí, que he techado y alimentado a montones de personas de gira en la ruta. Es vergonzoso y desmoralizante; esa es la principal razón por la que nunca lo he dicho abiertamente. Y principalmente, no quería decirlo abiertamente, porque honestamente no creo que nadie me creyera, para ser honesto con usted. La historia de Paris Hilton sobre lo que le hicieron a esa escuela. Yo tampoco me creí nada de eso, lo siento. Soy una extraña.

Y tal vez me equivoque, y por eso no quería decir nada de esto a nadie al público. La gente se burlaría de mí o se reiría de mí y diría: “Está mintiendo, lo tiene todo, es Britney Spears”.

No estoy mintiendo. Sólo quiero recuperar mi vida. Y han pasado 13 años. Y es suficiente. Hace mucho tiempo que no soy dueña de mi dinero. Y es mi deseo y mi sueño que todo esto termine sin ser probado. De nuevo, no tiene ningún sentido que el estado de California se siente y me vea literalmente con sus propios ojos, ganándome la vida para tanta gente, y pagando a tanta gente, camiones y autobuses en la ruta conmigo y que me digan, no soy lo suficientemente buena. Pero soy genial en lo que hago. Y permito que esta gente controle lo que hago, señora. Y es suficiente, y no tiene ningún sentido.

Ahora, de cara al futuro, no estoy dispuesta a quedar ni a ver a nadie con quien no esté… [ya hubo] suficiente gente en contra de mi voluntad, he terminado. Todo lo que quiero es ser dueña de mi dinero, que esto termine, y que mi novio me lleve en su puto auto.

Y, sinceramente, me gustaría demandar a mi familia, para ser totalmente sincera. También me gustaría poder compartir mi historia con el mundo, y lo que me hicieron, en lugar de que sea un secreto a voces para beneficiar a todos ellos. Quiero poder ser escuchada sobre lo que me hicieron al hacerme guardar esto durante tanto tiempo; no es bueno para mi corazón. Me he enfadado mucho y lloro todos los días, me preocupa que me digan que no puedo exponer a las personas que me hicieron esto.

Por mi cordura, necesito que el juez me autorice a dar una entrevista en la que pueda ser escuchada sobre lo que me hicieron, y en realidad, tengo el derecho de usar mi voz y salir por mí misma. Mi abogado dice que no puedo. No es bueno. No puedo dejar que el público no sepa nada de lo que me hicieron y al no decir nada, está diciendo que está bien.

En realidad, no quiero una entrevista, prefiero tener una convocatoria abierta para que la prensa la escuche, cosa que no sabía que íbamos a hacer hoy, así que gracias. En lugar de tener una entrevista, honestamente, necesito eso para sacarlo de mi corazón, la ira y todo lo que ha estado sucediendo.

No es justo que me digan mentiras sobre mí abiertamente. Incluso mi familia habla con quien quiere en los canales de entrevistas. Mi propia familia dando entrevistas, hablando de la situación y haciéndome sentir tan estúpida. Y yo no puedo decir nada.

Han pasado dos años, quiero una llamada grabada a usted en realidad. Estamos haciendo esto ahora, que yo no sabía que estamos haciendo. Mi abogado, Sam (Ingham), ha tenido mucho miedo de que yo siga adelante porque dice que si hablo, [es porque] me están sobrecargando en ese lugar de rehabilitación. Me ha dicho que debería guardármelo para mí. Personalmente me gustaría… en realidad, he crecido con una relación personal con Sam, mi abogado, he estado hablando con él como tres veces a la semana ahora, hemos construido una especie de relación, pero realmente no he tenido la oportunidad por mí misma para realmente elegir mi propio abogado por mí mismo. Y me gustaría poder hacerlo.

La razón principal por la que estoy aquí es porque quiero acabar con la tutela sin tener que ser evaluada. He investigado mucho, señora. Y hay muchos jueces que terminan la tutela de las personas sin que tengan que ser evaluadas todo el tiempo. Las únicas veces que no lo hacen es si un familiar preocupado dice que algo anda mal con esta persona.

Y teniendo en cuenta que mi familia ha vivido de mi tutela durante 13 años, no me sorprenderá que alguno de ellos tenga algo que decir en el futuro y diga: “No creemos que esto deba terminar, tenemos que ayudarla”. Sobre todo si me toca exponer lo que me hicieron.

También quiero hablarle de mis obligaciones, que, personalmente, no creo que en este momento le deba nada a nadie. Tengo tres reuniones a la semana a las que tengo que asistir pase lo que pase. Simplemente no me gusta sentirme como si trabajara para la gente a la que pago. No me gusta que me digan que tengo que hacerlo pase lo que pase, aunque esté enferma. Me gustaría hacer una reunión a la semana con un terapeuta. Nunca lo había hecho, ni siquiera antes de que me enviaran a ese lugar: tuve una sesión de terapia con mi médico y luego con una terapeuta. Lo que me han obligado a hacer es ilegal. No deberían decirme que tengo que estar disponible tres veces a la semana para esta gente.

Hablo con ustedes hoy porque siento de nuevo, sí, que incluso [la tutora en funciones] Jodi [Montgomery] está empezando a ir demasiado lejos conmigo. Me hacen ir a terapia dos veces por semana y a un psiquiatra. En el pasado nunca he visto a un terapeuta más de una vez a la semana. Me cuesta demasiado ir con este hombre.

Tengo miedo de la gente. No confío en la gente con lo que he pasado. Y el ingenioso montaje de estar en uno de los lugares más expuestos de Westlake, que, ayer, los paparazzi me mostraron saliendo del lugar literalmente llorando. Es vergonzoso y desmoralizante. Merezco privacidad cuando voy a hacer terapia, ya sea en mi casa, como he hecho durante ocho años. O cuando con el Dr. Benson, el hombre que murió, fui a un lugar similar al que fui en Westlake, que era muy expuesto y realmente malo. Bien, ¿dónde estaba yo? Era como… era idéntico al Dr. Benson, que ilegalmente, sí 100% abusó de mí por el tratamiento que me dio, para ser totalmente honesto con usted. Tuve mucha suerte.

Jueza: Perdone que le interrumpa, pero mi reportera dice que si puede ir un poco más despacio, porque está intentando asegurarse de que entiende todo lo que están diciendo.

Bien, genial. Para ser totalmente honesto contigo, cuando [la Dra. Benson] falleció, me puse de rodillas y di gracias a Dios. En otras palabras, mi equipo me está presionando de nuevo, tengo fobias atrapadas estando en habitaciones pequeñas debido al trauma. Y durante cuatro meses en ese lugar, no está bien que me envíen -lo siento, estoy yendo demasiado rápido- a esa pequeña habitación así dos veces por semana con otro terapeuta nuevo al que le pago y que ni siquiera aprobé. No me gusta. No quiero hacer eso. Y no he hecho nada malo para merecer este tratamiento.

No está bien que me obliguen a hacer algo que no quiero hacer por ley. Y por ley, Dios, debería poder demandar al mal llamado “equipo” por amenazarme y decir que si no voy y hago estas reuniones dos veces a la semana, no podían dejarme tener mi dinero e ir a Maui en mis vacaciones. “Tenés que hacer lo que te dicen para este programa y entonces podrás ir”, pero fue algo muy inteligente. Uno de los lugares más expuestos de Westlake, sabiendo que tengo el tema candente de la tutela, que más de cinco paparazzis van a aparecer y me van a hacer llorar saliendo de ese lugar. Les rogué que se aseguraran de hacerlo en mi casa, para que tuviera
privacidad. La curatela, desde el principio, quienquiera que sea en la curatela [está] ganando dinero, [yo estoy] ganando dinero para ellos y para mí y trabajando. Toda esa declaración de ahí, la tutela debería terminar. No debería estar bajo tutela. Si puedo trabajar y aportar dinero y trabajar para mí y pagar a otras personas, no tiene sentido. Las leyes tienen que cambiar. ¿Qué estado permite que la gente sea dueña del dinero y la cuenta de otra persona y la amenace diciendo: “No podés gastar tu dinero a menos que hagas lo que queremos que hagas”? Y yo les estoy pagando.

Señora, he trabajado desde los 17 años, tiene que entender lo difícil que es para mí cada mañana… no puedo ir a ningún sitio si no me encuentro con gente que no conozco cada semana en nuestra oficina, así como el terapeuta fue muy abusivo conmigo. Realmente creo que esta curaduría es abusiva, y que podemos sentarnos aquí todo el día y decir oh, las curadurías están aquí para ayudar a la gente. Pero señora, hay miles de curatelas que también son abusivas.

No siento que pueda vivir una vida plena. No les debo ir a ver a un hombre que no conozco y compartirle mis problemas. Ni siquiera creo en la terapia. Siempre pienso que lo llevás con Dios. Quiero terminar la tutela sin que me evalúen. Mientras tanto, sólo quiero que este terapeuta venga a mi casa una vez a la semana. No estoy dispuesta a ir a Westlake y ser avergonzada por todos estos paparazzi de mala muerte que se ríen de mi cara mientras estoy llorando, saliendo y tomándome fotos como todas estas cenas blancas y agradables, donde la gente bebe vino en los restaurantes, viendo estos lugares. Me tendieron una trampa enviándome a los lugares más expuestos, y les dije que no quería ir allí porque sabía que los paparazzi aparecerían allí.

No estoy seguro de cómo toma sus decisiones, señora. Pero esta es la única oportunidad que tengo de hablar con usted durante un tiempo. Necesito su ayuda, así que si puede hacerme saber qué está pensando. Sinceramente, no sé qué decir, pero mis peticiones son sólo para acabar con la tutela sin ser evaluada. Quiero solicitar básicamente el fin de la tutela. No quiero que me evalúen, que me sienten en una habitación con gente cuatro horas al día, como me hicieron antes. Y lo hicieron aún peor para mí después de eso.

Sinceramente soy nueva en esto. Y estoy investigando sobre todas estas cosas. Sé que el sentido común y el método que las cosas pueden terminar para la gente, ha terminado sin que se evalúen. Así que sólo quiero que tengas eso en cuenta. También tardó un año, durante el Covid, en conseguirme algún método de autocuidado. Ella dijo que no había servicios disponibles. Está mintiendo, señora. Mi madre fue al lugar dos veces en Luisiana durante el Covid. Durante un año, no me hice las uñas, ni el peinado, ni los masajes, ni la acupuntura. Nada durante un año; vi a las empleadas de mi casa cada semana con las uñas hechas de forma diferente cada vez. Me hizo sentir como mi padre, muy similar su comportamiento y el de mi padre, pero sólo un equipo de dinámica diferente quiere que trabaje y me quede en casa en lugar de tener vacaciones más largas.

Están acostumbrados a una especie de rutina semanal para ellos. Y yo lo he superado. No siento que les deba nada a estas alturas. Necesitan que se les recuerde que realmente trabajan para mí.

Se supone que podía tener un amigo con el que solía ir a reuniones. Lo hice durante dos años, hacía tres reuniones a la semana, he conocido a un montón de mujeres allí. Y no soy capaz de ver a mis amigos que viven a ocho minutos de mí, lo que me parece extremadamente extraño.

Siento que me hacen sentir que vivo en un programa de rehabilitación. Esta es mi casa. Me gustaría que mi novio pudiera llevarme en su coche. Y quiero reunirme con un terapeuta una vez a la semana, no dos veces a la semana. Y quiero que venga a mi casa. Me gustaría avanzar progresivamente y quiero tener lo que realmente es, quiero poder casarme y tener un bebé.

Me dijeron que ahora mismo en la tutela no puedo casarme ni tener un bebé, ahora mismo tengo un DIU dentro de mí para no quedarme embarazada. Quería quitarme el DIU para poder empezar a intentar tener otro bebé. Pero este llamado equipo no me deja ir al médico para sacarlo porque no quieren que tenga más hijos. Así que, básicamente, esta tutela me está haciendo más daño que bien.

Merezco tener una vida. He trabajado toda mi vida. Me merezco un descanso de dos o tres años y simplemente, ya sabe, hacer lo que quiero hacer. Pero siento que hay una crisis aquí. Y me siento abierta y estoy bien para hablar con usted hoy sobre ello. Pero me gustaría poder quedarme con usted por teléfono para siempre, porque cuando cuelgo el teléfono con usted, de repente todo lo que oigo es que no, no, no. Y de repente me siento acosada y me siento intimidada y me siento abandonada y sola. Y estoy cansada de sentirme sola. Me merezco tener los mismos derechos que cualquiera, por tener un hijo, una familia, cualquiera de esas cosas, y más.

Y eso es todo lo que quería decirles. Muchas gracias por permitirme hablar con ustedes hoy.

JUEZ: De nada. Y también, sólo quiero decirte que ciertamente soy sensible a todo lo que ha dicho y a cómo se siente y sé que le ha hecho falta mucho valor para decir todo lo que tiene para decir, así que agradezco que se haya conectado para compartirlo.

Fuente: OmRadio.ar.com.ar

Deja una respuesta

Escribinos
Estamos conectados
¡Hola! Estoy escuchando desde omradio.ar