La única verdad es la realidad

La única verdad es la realidad


Está confirmado que las políticas de
mayor cuidado de la población durante la pandemia no implican
réditos electorales. También está demostrado que las “herencias
recibidas” a libro cerrado se suman al debe de quien las recibe.
Se pueden ensayar muchas explicaciones a la derrota que obtuvo el
peronismo en las PASO. Se puede disculpar al Gobierno en muchos
aspectos trazando paralelismos con lo que sucede en otras latitudes,
pero como decía aquel viejo estadista “la única verdad es la
realidad”.Cargar las tintas sobre la renuncia de
medio gabinete, como causa de la crisis, es nuevamente criticar el
dedo que señala la luna en vez de mirar el eclipse.Si el resultado puede o no cambiar en
noviembre no es tan importante como el hecho de que los que perdieron
la fe vuelvan a creer. Los gobiernos populares solamente funcionan en
códigos de esperanza y compromiso. No es cuestión de tiempo o de
eficacia en la gestión. Lo que sucede cuando gobierna el contrapoder
fáctico. Lo que resulta creíble es que el gobierno imponga las
condiciones a los poderosos y no a la inversa. Cuando dicen que el
mercado y el Estado son incompatibles están diciendo que este último
es aceptable si está por debajo del primero. Muy por el contrario,
si el Estado regula e impone las condiciones, las masas populares se
suman a la patriada. Se trata de firmeza, con ese poder real no valen
las seducciones, equiparar el lenguaje amenazante es un piso para
hacerlos entrar en razón. Los cambios en el gabinete hablan de pesos
pesados que saben cómo hacerlo, falta verlos en acción. Julián
Domínguez sujetó el potro desbocado tras la 125 y encontró caminos
de racionalidad. Aníbal Fernández enfrentará violencia narco en el
sur de Santa Fe y será su prueba de fuego. El ritual diario de uno o
dos jóvenes acribillados por escuadrones de la muerte de sicarios desde hace varios años está tocando fondo. La reunión que
mantendrá con Marcelo Saín es una toma de posición que poco tiene
que ver con la neutralidad en un conflicto de alta tensión entre el
exministro de seguridad y un grupo de senadores amotinados que
demandan su cabeza. Juan Manzur, de reconocida trayectoria pro vida
tendrá que demostrar si su llegada tiene que ver con fortalecer la
campaña contra la pandemia y sus consecuencias, o será para
enfrentar al movimiento feminista y sus reivindicaciones.Algo está claro, el viejo carromato
está acelerando su marcha, la quietud impuesta por la pandemia y sus
cuarentenas está dando lugar a la reactivación económica y al
crecimiento, sólo resta esperar las consecuencias. Noviembre y sus
resultados servirá para confirmar este rumbo o dejará planteada la
necesidad de recambiar lo que falta del gabinete. Algo es innegable:
las estadísticas de la pobreza, la desocupación, la indigencia y la
falta de alimentos no es una delgada línea roja sino un profundo
zanjón que no se puentea con promesas. La lentidud del crecimiento
del Salario Mínimo, Vital y Móvil; la madre de todas las señales
confirma que con este ministro de trabajo no hay otro futuro posible.
La política económica sigue en el centro de la escena. Martín
Guzmán quedó en observación y deberá acelerar las negociaciones o
el subsuelo de la patria sublevada por las necesidades básicas
obligará a otro rumbo mucho menos fiscalista.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/370734-la-unica-verdad-es-la-realidad

Escribinos
Escribinos :)
¡Hola! Estoy escuchando desde omradio.ar