Los cruces calentaron el recinto de  Diputados | La previa del debate por Ganancias se extendió durante seis horas


La Cámara de Diputados dio comienzo al período de sesiones ordinarias a los gritos. El debate por el proyecto de reforma al impuesto a las Ganancias y el régimen de Monotributo terminó completamente eclipsado por el cruce de chicanas y recriminaciones entre el oficialismo y la oposición debido a la situación en Formosa, el plan de vacunación y las conmemoraciones por el aniversario del golpe del 24 de marzo. Las innumerables cuestiones de privilegio y apartamientos de reglamento, que se tradujeron en duros idas y vueltas entre los diputades de Juntos por el Cambio y los del Frente de Todos, terminaron aplazando el debate parlamentario más de seis horas, llevando a que la reforma del impuesto a las Ganancias no pudiese ser discutida hasta altas horas de la madrugada.Los cruces comenzaron al principio de la sesión, cuando los legisladores acordaron realizar una serie de homenajes en ocasión del 45 aniversario del golpe del 24 de marzo y los diputados de Juntos por el Cambio aprovecharon la situación para denunciar y pedir la sanción del gobernador de Formosa, Gildo Insfrán. El primero fue el diputado radical Facundo Suárez Lastra quien, en un encendido discurso, decidió comparar el terrorismo de Estado de la dictadura militar con el gobierno de Insfrán: «La reivindicación de los derechos humanos es antes, ahora y siempre. Es con la dictadura de Videla y es con el gobierno de Insfrán en Formosa», disparó. Mientras Gabriela Cerruti le estaba respondiendo, el diputado Fernando Iglesias la empezó a interrumpir a los gritos fuera del micrófono, una actitud que fue una constante a lo largo de toda la sesión. Enojado, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, perdió la paciencia y le recriminó: «Diputado, ¿usted se cree gracioso? Es un irrespetuoso». Unas horas después, el diputado del PRO logró tomar la palabra y acusó a Massa de «dirigir las sesiones como si fuera un animador de fiestas infantiles». «Anímense a sancionar a Gildo Insfrán», atizó, por otro lado, el presidente del Interbloque de JxC, Mario Negri, luego de calificar al ministro de Gobierno de Formosa, Jorge González, de «pichón de Goebbels». «Insfrán debería estar preso», agregó Mónica Frade, una diputada de la Coalición Cívica que exhibía sobre el banca una máscara con la cara del gobernador formoseño llevando un sobrero de preso. «Ustedes en el peor momento de la pandemia llamaban a no usar tapabocas y a tomar lavandina. Es una descarada», le respondió, enojadísima, Cecilia Moreau, quien protagonizó varios cruces con los legisladores macristas. «Hay un intento de un grupo de la oposición de generar ruido permanente en todas las decisiones sanitarias con un objetivo electoral», se sumó el diputado oficialista Pablo Yedlin.Las chicanas se repitieron a lo largo de toda la sesión, con una oposición mentalizada a no brindarle una victoria al gobierno sin hacer un poco de ruido antes. Durante más de seis horas, la oposición no se limitó a cuestionar al gobierno de Formosa, sino que también fue contra el plan de vacunación y hasta contra la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. VacunaciónMuchas de las críticas estuvieron dirigidas al escándalo por la vacunación de privilegio de varios funcionarios, que llevó a la renuncia de Ginés González García hace un mes. Por otro lado. Carmen Polledo cuestionó a la actual ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, por la falta de información sobre el plan de vacunación y le recriminó que no se hubiese presentado aún ante el Congreso. Frente a esa acusación, Yedlin le recordó que Vizzotti había contraído coronavirus a la primera semana de asumir y adelantó que la próxima semana se presentaría. ProvocaciónEl último escándalo fue protagonizado, nuevamente, por Fernando Iglesias. Luego de pedir una cuestión de privilegio contra el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, el diputado del PRO decidió ir contra Estela de Carlotto: «Las declaraciones de Estela de Carlotto, pidiendo que Macri vaya preso ahora es de un escandalo difícil de superar. No importa si se refiere a Macri o a un otro, una referente de los derechos humanos no pide que se lo juzgue, que haya justicia, pide que sin juicio y sin condena vaya preso. ¿En qué te has convertido Estela? ¿Les suena esto, de gente que va presa sin juicio ni condena?», disparó, entre los abucheos de legisladores del Frente de Todos. «Ninguno de estos pigmeos le llega ni a los talones», respondió, furioso, Hugo Yasky.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/332206-los-cruces-calentaron-el-recinto-de-diputados

Deja una respuesta

Escribinos
Estamos conectados
¡Hola! Estoy escuchando desde omradio.ar