BRASIL: LA MENTIRA PERMANENTE | OPINIÓN


En el mundo hispánico hay una fecha – si no me equivoco, el 28 de diciembre – que es el “Día de los santos inocentes”, cuando se cuentan mentiras con supuestas caras de verdad.Bastante más contundente y directo, en Brasil decimos que el primero de abril es el “Día de la Mentira”.Hace mucho – exactos 59 años – hubo en mi país un golpe de Estado que instauró una dictadura militar que duró 21 años y, como ahora lo comprobó el desgobierno de un ultraderechista desequilibrado llamado Jair Bolsonaro (foto), dejó secuelas importantes en la sociedad.Sus autores y defensores dijeron que se trató de una “Revolución” destinada a fulminar el peligro de que el comunismo se instalase en el país y asegurar la democracia.La fecha oficial: el 31 de marzo de 1964.El exilio de GoulartPura falsedad: no hubo revolución, hubo un golpe cívico-militar que empezó el primero de abril y se consolidó al día siguiente, cuando el entonces presidente del Congreso, Auro de Moura Andrade, mintió que el mandatario João Goulart había abandonado el país.
En Porto Alegre, capital de Rio Grande do Sul, donde efectivamente estaba, Goulart intentó armar una resistencia. Fracasó. Y solamente el cuatro de abril se exilió en Uruguay. Esa formidable secuencia de mentiras ha sido manipulada hasta hoy. El pasado viernes, por ejemplo, más de dos centenares de militares retirados de las tres armas se reunieron en el Círculo Militar de Rio de Janeiro – reducto de lo que existe de más abominable y abyecto entre los milicos – para celebrar la “Revolución del 31 de Marzo de 1964”.Repitieron, de esa forma, las ceremonias celebrativas determinadas por Jair Bolsonaro en sus cuatro años como presidente de este país amnésico. Lo más alarmante de todo eso es que las nuevas generaciones no parecen molestarse por semejante cuadro. Y más alarmante aún para quienes vivimos los nefastos años de dictadura y de la tan difícil retomada de la democracia es contemplar toda esa indiferencia.El 24 de marzoHace pocos días, el 24 de marzo, se registraron 47 años del golpe militar de 1976 en Argentina.Recuerdo cada hora de cada día de esa fecha de tinieblas, recuerdo a mis amigos muertos, recuerdo como fue mi segundo exilio, la huida de Buenos Aires para Madrid.Pero también recuerdo los actos del viernes 24 como una jornada más contra el olvido y el perdón.Contra todo que ocurre y ocurrió en este país mío: aquí impera el olvido, y Brasil es la única nación de América Latina – ¡única! – en que ni un único agente del Estado, ya sea civil o militar, ha sido punido por haber cometido crímenes contra la humanidad.Sí, sí: el único país en que hubo amnistía para torturadores, secuestradores, violadores y asesinos.Todo eso quizá ayude un poco a entender como semejante bestia que elogia a la dictadura, dispara loas de gloria al golpe de 1964 y tiene a torturadores como mitos personales haya llegado a ser electo presidente.Todo eso quizá ayude un poco a entender como una figura nauseabunda como Jair Bolsonaro y su pandilla sigan sueltos por las calles.   

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/537028-brasil-la-mentira-permanente