23 de mayo de 2024

EL BCU PROYECTA UNA INFLACIÓN DE 4,8% PARA ESTE AÑO EN MEDIO DE LA POLÉMICA CAMBIARIA

El Banco Central del Uruguay (BCU) seguirá apuntando a mantener la inflación en el rango meta, pero reconoció cierto riesgo en bajar la tasa de interés 0,5%. Era la señal que pedía el presidente Lacalle Pou.

Banco Central del Uruguay edificio
Foto: BCU

En una política de comunicación que es bienvenida, las autoridades del Banco Central del Uruguay (BCU) se reúnen periódicamente con periodistas especializados en economía para intercambiar sobre las decisiones que toma, como ocurrió esta semana luego de la decisión de bajar la tasa de interés de referencia en medio punto porcentual, de 9,0% a 8,5%. Allí estuvo Ámbito.

El Central señala que la decisión se tomó por el descenso de la inflación, porque se ha mantenido 10 meses en el rango meta y por el gradual descenso en las expectativas. Pero muchos analistas dudaban de que el BCU bajara la tasa, mientras otros estimaban un descenso más modesto, del 0,25%. En las horas previas, hubo una reunión entre el presidente Luis Lacalle Pou y el equipo económico, incluyendo al presidente del central Diego Labat. Además, el propio Lacalle Pou, en una reunión en el Club de los Empresarios (Piso 40 del WTC), si bien respaldó a la autoridad monetaria señalando que el dólar “está donde debe estar”, a continuación -haciendo gala de su cintura política- deslizó que “alguna señal se iba a dar”, en respuesta a las cada vez más severas críticas al gobierno por el atraso cambiario.

En este punto, vale recordar que, si bien el Banco Central afirma y reafirma permanentemente que no tiene un objetivo cambiario, es bastante obvio que las decisiones de política monetaria -en particular sobre la tasa de interés- inciden directa o indirectamente sobre el tipo de cambio. De hecho, en la referida reunión con periodistas los jerarcas del BCU remarcaron que el tipo de cambio es una de las vías de transmisión de la política monetaria. Dicho en criollo, la baja del dólar ayuda a bajar la inflación. En este contexto de polémica cambiaria, con la baja en la tasa el BCU dio una respuesta que aplaca las críticas, aunque no las termina.

Con este escenario, en el intercambio con los periodistas desde el BCU se hizo una afirmación contundente: “Hay que dejar de pensar que la inflación es un dato aleatorio: estamos comprometidos en mantenerla en el rango meta y tomaremos las acciones necesarias para mantener ese objetivo”. Se puso como ejemplo lo que sería un hipotético shock externo de aumento de precios en el mercado del petróleo: «Si eso ocurriera, el Banco Central actuará para evitar el impacto en la inflación”, remarcaron. El BCU estima que la inflación cerrará el año 2024 en 4,8%.

Jerarcas y técnicos del BCU reiteraron que están enfocados en bajar las expectativas de inflación. “Hoy el riesgo país de Uruguay es inferior al de Chile; sin embargo, Uruguay paga 300 puntos básicos más por su deuda en moneda nacional respecto a Chile, cuando tenemos una inflación similar”, compararon. “Esto se explica por la diferencia en las expectativas, que en Chile son inferiores a las que hay en Uruguay”, remarcaron. Se destacó que el Banco Central está aumentando su credibilidad, pero es un camino paulatino y gradual.

Para que los objetivos que se plantea el BCU se concreten está pendiente la tarea de desindexar la economía. Según sus técnicos la indexación viene bajando y los precios de los servicios y productos no transables van cediendo, pero todavía falta tiempo para que esto se consolide de manera más definitiva. “Hemos tomado riesgos bajando la tasa, no somos radicales”, comentaron. Asimismo, las autoridades monetarias creen que hay una sobreestimación del efecto de la tasa de interés sobre el mercado cambiario. «La evolución del dólar depende de muchas otras cosas, más allá de la tasa de interés local; en particular del contexto exterior», explicaron.

En la reunión surgió otro ejemplo importante para explicar el cambio que se está procesando a nivel financiero: las Letras de Regulación Monetaria (LRM) hoy pagan menos que los títulos en dólares. “Esto si damos por ciertas las proyecciones de los analistas sobre el tipo de cambio a fin de año”, explicó un referente del BCU. “Si éstas se cumplen, los tenedores de títulos en dólares van a tener una mayor retribución que los que colocaron en LRM”.

En el BCU están convencidos de que -finalmente- Uruguay está ingresando en un nuevo escenario de su historia monetaria, consolidándose el tipo de cambio libre y una menor inflación. “Insistimos en la libre flotación como elemento esencial y por eso el Banco Central no interviene en el mercado cambiario, aunque no es algo que se descarte de plano si es que surge algún escenario excepcional”, transmitieron.

Fuente: https://www.ambito.com/uruguay/el-bcu-proyecta-una-inflacion-48-este-ano-medio-la-polemica-cambiaria-n5980528