Otro año de fuerte presión cambiaria – OmRadio.ar

La pandemia de coronavirus y la herencia económica heredada influyeron en la moneda.

La pandemia de coronavirus y la herencia econmica heredada influyeron en la moneda.

En números concretos, al 30 de diciembre de 2019, el dólar minorista cerró a $62,98, el mayorista finalizó a $59,89, el dólar contado con liquidación (CCL) culminó a $74,63, el dólar mercado electrónico de pagos (MEP) a $75,91 y el denominado «blue» o informal se negoció a $78,50.

Once mes y medio después, las proyecciones apuntan a que el dólar oficial terminará el año con una cotización de $89, con un incremento del 41%, en tanto que el «mayorista» cerrará en torno a los 83 pesos, con una suba de 38,5%.

Los dólares bursátiles -y de mantenerse la tendencia de diciembre- culminarán 2020 a una cotización probable de entre $145 y $142, que significará un aumento del orden de más del 93%.

En el sector informal, el dólar blue -tras alcanzar una marca récord de 200 pesos a fines de octubre-, cerrará el año en torno a $150 por unidad, con un incremento del 91% respecto al valor del último día hábil de 2019.

La compra de la divisa en el mercado minorista comenzó 2020 con la flamante aplicación del impuesto país, una medida de emergencia con la que el estado argentino gravó con un 30% la compra de divisas extranjeras, y que fue aprobada apenas comenzó la gestión de Alberto Fernández en diciembre de 2019.

El Estado ayudó a paliar la crisis mediante mecanismos de ayuda a los sectores vulnerables y a las empresas.

El Estado ayud a paliar la crisis mediante mecanismos de ayuda a los sectores vulnerables y a las empresas.

El aislamiento social y obligatorio decretado el 20 de marzo de 2020 producto de la pandemia de coronavirus fue el puntapié inicial para que la golpeada economía argentina sufriera un shock exógeno que obligó al Gobierno nacional a tomar una serie de políticas de Estado orientadas a asistir a los sectores más vulnerables, colaborar con las empresas y a contener la propagación de la Covid-19.

En un contexto de reestructuración de deuda, con un mercado de crédito cerrado, la estrategia del Gobierno nacional fue expandir el gasto público con emisión monetaria para el pago de la ayuda de $10.000 del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que comprendió a casi 9 millones de personas.

A esto se sumó el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), destinado a mantener en pie el funcionamiento de las empresas a través del pago de la mitad de los salarios de los trabajadores a través de la Anses, entre otras cuestiones.

Estas medidas fueron las principales que puso en marcha el Gobierno para dar respuesta inmediata a la emergencia social y económica que enfrentaba el país a causa de la pandemia.

La negociación de la deuda fue uno de los grandes logros del año.

La negociacin de la deuda fue uno de los grandes logros del ao.

En paralelo, la negociación por el canje deuda tuvo un lugar preponderante en la agenda del Gobierno, ya que se presentó desde comenzada la gestión como una condición esencial para poder reactivar la actividad económica.

Tras el acuerdo con los tenedores privados, muchos especialistas de mercado dijeron que el entendimiento iba a generar un shock de confianza, con una reducción en la cotización de los dólares bursátiles. Pero ocurrió lo contrario: su valor comenzó a dispararse.

Para algunos analistas, la ausencia de un plan económico post arreglo de canje de deuda, un exceso de liquidez monetaria, un importante rojo fiscal producto de los programas sociales, llevó a que el BCRA continuara perdiendo reservas, y determinó que la autoridad monetaria aplicara nuevas restricciones para los compradores del dólar ahorro, como la imposibilidad de adquirir el CCL o el MEP por 30 día para quienes compraron la divisa en el banco.

El Palacio de Hacienda asumió el compromiso de no solicitar hasta fin de año asistencias del BCRA al Tesoro.

El Palacio de Hacienda asumi el compromiso de no solicitar hasta fin de ao asistencias del BCRA al Tesoro.

No obstante, esta medida del Banco Central impulsó el valor de los dólares bursátiles y el dólar informal o blue, y acrecentó las presiones devaluatorias sobre el tipo de cambio.

En este contexto, el 22 de octubre el CCL llegó a un máximo de 181,06 pesos, el MEP marcó un récord de $163,09, mientras que el dólar blue el 23 de octubre llegó a $199.

A principios de noviembre, una serie de medidas anunciadas por el Palacio de Hacienda, entre ellas, el compromiso de no solicitar hasta fin de año asistencias del BCRA al Tesoro en forma de Adelantos Transitorios y la meta propuesta de obtener financiamiento a través de la colocación de deuda en el mercado, logró tranquilizar las presiones devaluatorias y llevó a los dólares bursátiles a bajar en un mes -desde sus valores máximos- entre 20 y 23 pesos, y al dólar informal a caer 40 pesos.

Al analizar los datos del final del año, se está en condiciones de afirmar que el dólar minorista y mayorista acompañaron -gracias a la política monetaria de crawling peg- el ritmo de inflación que tuvo la economía argentina, es decir, que finalizarán el año con un aumento aproximado del orden del 40%.

De esta manera, el dólar oficial terminará el año a un valor calculado en 89 pesos, lo que representará un incremento del orden de 41%, en tanto que el «mayorista» cerrará a un valor estimado en 83 pesos (+38,58%).

Los dólares bursátiles -y de mantenerse la tendencia de diciembre- culminarán el 2020 a una cotización probable de entre $145 y $142, que significará un aumento del orden de más del 93%.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202012/538867-dolar-2020-otro-ano-de-fuerte-presion-cambiaria.html

Deja una respuesta

Escribinos
Estamos conectados
¡Hola! Estoy escuchando desde omradio.ar